sábado, 20 de abril de 2013

Sálvame de "Sálvame"

El 9 de diciembre de 2004, el Gobierno de España y los principales canales de televisión firmaron el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia por el cual se establecían unas franjas horarias en las que se prohíbe emitir contenidos de carácter violento, sexual o relacionados con ocultismo o drogas, con franjas reforzadas para proteger a los menores de 13 años (de 8 a 9 de la mañana y de 5 a 8 de la tarde).

A pesar de ello, desde 2009 Telecinco emite cada tarde, entre semana y dentro de este horario (de 4 a 8 de la tarde, hora menos en Canarias) el programa Sálvame, presentado por Jorge Javier Vázquez. Se trata en principio de un programa del corazón en el que se comenta la vida y milagros de famosos de primera, segunda, tercera, cuarta y quinta categoría, en el que se burlan y mofan de determinados personajes, ridiculizándolos; se pactan peleas, se grita, se insulta, se amenaza, se enseña un pecho, se producen desmayos, se expulsa a invitados o gente del público, ... Lo peor es que la propia dirección del programa promueve los conflictos en directo (a veces pactados). Al canal no le tiembla el pulso para avivar el fuego cada tarde explotando al máximo las miserias de los invitados o incluso de los propios colaboradores.

No hay ética, no hay normas morales, no hay una línea que no se pueda pasar, una frontera, un límite. Todo vale y por ello hemos visto a muchos de estos personajes decir basta y desaparecer durante meses al no soportar que se exploten sus problemas personales, familiares, económicos, su pasado, e incluso sus adicciones a sustancias (públicamente reconocidas). Por no hablar de la falta de cultura básica de algunos colaboradores o incluso de su presentadora suplente, Paz Padilla, a la que muchas veces ni se le entiende cuando habla.

No es extraño por tanto que sea este programa el que acumule todas las denuncias, quejas y demandas que tiene Telecinco. La última proviene del Consejo Audiovisual de Cataluña por saltarse el horario infantil con contenido violento y sexual. La multa que podría imponerse a Telecinco podría llegar a la cifra de 6,5 millones de euros, poniendo en peligro la continuidad del programa, al menos en este horario. Esto, unido a los salarios de los colaboradores (de 300 a 800 euros al día cada uno, excepto Belén Esteban -2 millones de euros al año- y Jorge Javier Vázquez -6.000 euros por programa de tarde-) harían a la cadena replantearse o bien sus contenidos o bien su ubicación en la parrilla televisiva.

Parece evidente que sin multa de por medio, Sálvame seguirá siendo lo que es, y lo que lleva siendo casi cuatro años: una fábrica de juguetes rotos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con su comentario. Es evidente que tenemos muchos temas preocupantes en este País, como para burlarnos de las miserias ajenas. Los medios de comunicación, desde mi punto de vista, deben estar para informar verazmente y entretener, todo lo contrario de este tipo de programas diseñados para faltarse al respeto, y sin educación alguna entre los propios colaboradores. Me gusta como escribe Felipe, seguramente estará en paro, a la vista está que la gente que dice la verdad y está preparada no encuentra trabajo. Y si no que lo pregunten en "Sálvame".

Hans Christian dijo...

Siempre es el mismo discurso. Nunca he leído ni escuchado un discurso en contra de 'Sálvame' que no esté fundamentado en parámetros religiosos como, como siempre, la defensa de la infancia. Siempre se alude a los pobres niños, como si alguien les obligase a ver ese programa y nadie, JAMÁS, repara en la responsabilidad de los padres.

A mí, por suerte, mis padres nunca me han dicho lo que debo ver y lo que no en televisión. He visto de todo y gracias a ello veo todo tipo de televisión. Desde la más intensa a la más ligera. Desde la más culta a la menos culta. Y jamás se me ocurriría censurar un programa, un disco, un libro... Nada. Porque no hay que ser demasiado inteligente para entender qué hay detrás de un acto de censura, ¿verdad? Sí: el miedo.

Yo llevo toda la vida indignado por el contenido de todos los informativos. Absolutamente todos los informativos de todas las cadenas han mostrado, desde siempre, las verdaderas miserias humanas. Cosas realmente desagradables. Muertes, sangre y han explicado a la audiencia cómo matar a los demás (qué métodos usó un asesino para matar a su víctima, qué armas llevaban tales guerrilleros en tal guerra, etc.).

En 'Sálvame' no ha sido perjudicado nunca nadie que no haya participado voluntariamente en el negocio de la prensa amarilla. Nunca. Ni se ha hecho nunca daño a nadie, ni se ha enseñado cómo matar a nadie. Y si los niños ponen 'Sálvame' y ven una teta o un culo, seguro que no tendrán pesadillas. ¿Qué es lo más grave que puede pasar? ¿Que crezcan sin prejuicios cuando vean tetas y culos en la playa? Lo encuentro magnífico.