lunes, 20 de mayo de 2013

La nueva reforma educativa

España se encuentra a la cola de Europa en todos los indicadores que miden la eficacia del sistema educativo (como de costumbre). El estudio PISA, que mide cada 3 años el rendimiento de los estudiantes de cada país, deja al nuestro por debajo de la media en todos los parámetros: habilidad lectora, matemáticas y ciencias, y muy lejos de los puestos de cabeza. Si miramos España al detalle, la comunidad canaria (también como de costumbre) queda relegada al último lugar, superando sólo a Ceuta y Melilla.

La tasa de fracaso escolar en España (24,9% en 2012) dobla la media europea (12,2%) y a pesar de las múltiples reformas educativas llevadas a cabo a lo largo de la democracia, lo cierto es que desde finales de los años 70 el fracaso escolar nunca ha bajado del 20%. 

Actualmente, el Gobierno prepara una nueva ley de educación (LOMCE) que reformará la LOE de 2006, que a su vez reformó la LOCE de 2003 (que ni llegó a entrar en vigor), que reformaba la LOPEG de 1995 y ésta a la LOGSE de 1990, la cual reformaba la LOPE de 1985 y ésta a la LOECE de 1980. En definitiva: Gobierno nuevo, ley de educación nueva.

El Ministro Wert ya ha dicho que la LOMCE se aprobará sí o sí (para eso tienen mayoría absoluta). Las medidas mas polémicas que abarca esta ley son:

  • La asignatura de religión hará media con el resto de asignaturas, sirviendo de baremo para la concesión de becas. Esta medida se consensuó con la Conferencia Episcopal para frenar el descenso de alumnos que eligen religión como asignatura, en un Estado constitucionalmente aconfesional
  • Cae educación para la ciudadanía: supuestamente por ser una asignatura que adoctrina, al enseñar valores como la igualdad entre hombres y mujeres, la convivencia en comunidad, respeto, tolerancia, justicia, solidaridad, identificar y rechazar situaciones de marginación, discriminación, injusticia social, valorar los servicios públicos y los bienes comunes, deberes y derechos de los ciudadanos... Para el Partido Popular es más útil que el alumno estudie que Dios creó el Mundo en 6 días y el 7º descansó, o el misterio de la Santísima Trinidad. (¿No hay catecismo para estas cosas?).
  • Permite que se aumente la ratio de las aulas (número de alumnos por profesor) un 10% y permitirá que las Comunidades Autónomas contraten docentes sin hacer oposición (¿a dedo?).
  • El director del colegio debe pasar por un proceso de formación y acreditación del Ministerio y puede contratar o vetar a un determinado profesor (¿más dedos?), establecer los méritos para cubrir un determinado puesto por un interino o vetar a algún candidato si lo justifica (¡Vivan los dedos!) El claustro de profesores pierde poder y el consejo escolar pasa a ser un órgano consultivo: evalúa e informa pero ya ni aprueba ni decide.
Como era de esperar, el Gobierno se encuentra solo ante esta reforma ya que tiene enfrente a profesores, alumnos y fuerzas políticas de la oposición en bloque, que le piden la retirada de este proyecto, que al igual que todos los anteriores, responde a intereses políticos y poco o nada resuelve los problemas del sistema educativo. Primero, porque es una reforma sin consenso lo que significa que cuando el Gobierno cambie, tendremos una reforma más sobre la mesa que desbarate ésta. Segundo, porque no modifica el fondo del sistema educativo, que no es igualitario (y menos ahora con la subida de las tasas universitarias). Y tercero, porque los alumnos seguirán saliendo del sistema con los mismos conocimientos de base que ahora.

¿Es normal que un alumno en España termine el bachiller con 17-18 años y tras estudiar inglés desde los 10 años (o antes) no sea capaz de mantener una conversación en este idioma, o ver una película en versión original, a diferencia de los alumnos de la mayoría de países europeos? ¿Por qué no se dan clases de economía básica (qué son los intereses, cómo gestionar el dinero, cómo hacer una declaración de la renta) o de habilidades sociales en la educación obligatoria? La respuesta está en que no interesa, porque un pueblo instruido no se gobierna fácilmente.

2 comentarios:

Jose Leal dijo...

Una gran frase célebre para finalizar un gran articulo!

Anónimo dijo...

Un artículo genial para hacer reflexionar a quienes tiene en sus manos legislar. Las Leyes se dictan sin pensar en la realidad de a quienes van dirigidas. Supongo que el Ministro Wert debe estar enterado de que, por tanto "colocar a dedo" en todos los ámbitos de la Administración Pública, estamos, los que de verdad amamos nuestro trabajo, sumidos en una profunda desmotivación. De ahí que no entienda como no se consensua con los sectores educativos una Ley intermedia y se dejan llevar por la prepotencia de "la mayoría" cayendo en los mismos errores de lo que anteriormente criticaban ... ¡Felicidades por su trabajo!