domingo, 12 de mayo de 2013

Justicia, ¿para quién?

Que vivimos en una sociedad en la que las instituciones del Estado están en crisis es evidente. Desde la clase política, pasando por la Monarquía, la Administración Pública, los medios de comunicación o el sistema judicial, todos se encuentran en claro desgaste y descrédito social. 

En el caso concreto de la Justicia en España y a la luz de varios sondeos tanto del CIS como de diferentes medios de comunicación, la ciudadanía se muestra disconforme con el sistema judicial del país, al que tachan de lento, peor que el de los países de nuestro entorno, ineficaz y lo que es mas alarmante, no igualitario. Es decir, que el español medio siente que la justicia no es igual para todos.

Seguramente los ciudadanos no somos conscientes de todos los procesos judiciales que hay en marcha y sólo nos llegan aquellos que son mediatizados y de los que se hace un juicio paralelo en televisión. Probablemente en muchos casos anónimos se hace justicia y se cumplen las leyes. E incluso en los casos más sonados y más conocidos se cumple la ley, aunque al aplicarla se utilicen varas diferentes de medir. Y he aquí el "quid" de la cuestión: la aplicación máxima o mínima de las penas aplicables para cada delito, según el apellido o cargo que ostentes.

Isabel Pantoja: acusada de blanqueo de dinero junto a Julián Muñoz y Maite Zaldivar. A los dos últimos se les aplican las penas que solicitó el Ministerio Fiscal casi sin alteraciones. A ella sin embargo, le rebajan la petición de la fiscalía: de 3 años y medio de prisión a 2 años, por lo que al no tener antecedentes penales no pisará la cárcel, y una multa de 1,14 millones de euros, menos de la mitad de lo que se le reclamaba. A día de hoy pasea por España.

Ortega Cano: tras provocar un accidente en el que resulta muerto el conductor de otro coche que circulaba correctamente, se le condena a dos años y medio de cárcel (se pedían 4 años) por los delitos de conducción temeraria y homicidio imprudente. Se le anula la prueba de alcoholemia en la que dio positivo (1,26 gramos de alcohol por litro de sangre: el triple de lo permitido por la ley) y por tanto se libra del delito contra la seguridad vial. A día de hoy, pasea por España.

Bárcenas: ex tesorero del PP, acusado de delitos fiscales y cohecho. A pesar de que el Ministro Montoro negó que Bárcenas se beneficiara de la amninistía fiscal aprobada por el Gobierno, según el periódico El País, éste sí que se acogió a dicha amnistía, pero no como persona física, sino como persona jurídica a través de Tesedul, una de sus sociedades, titular de una cuenta en Suiza, donde afirmó haber blanqueado presuntamente casi 11 millones de euros. Cabe recordar que la acusación incluye el recibo de donaciones de empresarios al Partido Popular a cambio de concesiones de obras a estos donantes, sin olvidarnos del tema de los sobresueldos en negro a la mayoría de los pesos pesados del partido. A pesar de todo ello, nadie le puso impedimento alguno para que cogiera un avión y se fuera a esquiar a Canadá. Eso sí, al regresar a España, nos dedicó a todos los ciudadanos de a pie algo tan puramente español como una peineta, que por otra parte no es extraño ver en otros miembros de su partido. A día de hoy, pasea por España.




Duques de Palma: se investiga a Iñaki Urdangarín por supuestos delitos de falsedad documental, prevaricación, fraude a la Administración y malversación de caudales públicos en dos convenios suscritos en 2005 y 2006 entre el Govern balear, presidido por entonces por Jaume Matas (PP) y el Instituto Nóos por 2,3 millones de euros. Presuntamente se crea una fundación de ayuda a niños discapacitados para evadir dinero a Belice. Según El Mundo, la infanta Cristina ganó en 3 años 572.000 euros gracias al dinero público que se desvía del Instituto Nóos a Aizon, una empresa montada a medias con su marido Iñaki. Ambos se compraron el Palacio de Pedralves por un valor de 7 millones de euros, más 3 millones que gastaron en reformarlo. Para ello pidieron una hipoteca por la que pagan 52.000 euros cada tres meses. Finalmente la infanta es imputada por el juez José Castro (en contra del criterio de la fiscalía), imputación que será suspendida un mes después por la Audiencia de Palma. Los Duques de Palma se han negado a presentar sus declaraciones del IRPF por "vulnerar su intimidad" al tiempo que a Iñaki Urdangarín no se le ha impedido viajar fuera de España. De hecho estuvo a punto de firmar contrato para trabajar en Qatar como segundo entrenador de balonmano (sin tener título oficial de entrenador). A día de hoy, ambos pasean por España.

En su mensaje de Navidad de 2011 el Rey decía: "la justicia es igual para todos". Hace pocos días, el Ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, (al que le debemos el tener que pagar tasas judiciales, que habían desaparecido desde 1986, creando un obstáculo al acceso a la Justicia de muchos ciudadanos debido a su posición social, lo que supone otro retroceso democrático más) pedía a los ciudadanos que confiasen plenamente en la Justicia. Manda huevos. 

1 comentario:

Jose Leal dijo...

Si me permites, no sólo es un sentimiento del español medio. Es un hecho más que probado que la justicia no es igual para todos...