jueves, 15 de agosto de 2013

Acoso publicitario

La caída del consumo favorecida por la crisis ha provocado que multitud de empresas hayan incrementado su actividad publicitaria. Normal, si entendemos que usted y yo, somos consumidores y por tanto, clientes potenciales de todo tipo de empresas que ofrezcan bienes y servicios. 

Hasta aquí todo correcto. El problema empieza cuando esta actividad publicitaria incluye el envío de sms o llamadas de teléfono constantes al fijo o al móvil para ofrecer nuevas tarifas, cambiar de compañía, un seguro de vida o hasta vino del país. El problema se agrava cuando en el correo electrónico personal encontramos "correos basura" o "spam", donde nos vuelven a ofrecer el cambio de tarifa, el cambio de compañía, el seguro de vida, viajes o cursos de formación a distancia pasando por pastillas de viagra (que a ver cómo las compagina uno con el vino). Y ya pierdes la cabeza cuando llegas a casa, abres el buzón de correos y te encuentras publicidad de Alcampo, Carrefour, Euromueble, Cerrajería López, Leroy Merlín, el cupón de Telepizza, el del restaurante chino de la esquina y 3 ó 4 cupones de compro oro. 

¿Saben que existen programas informáticos que localizan las palabras que introducimos en buscadores como el google para luego mostrarnos publicidad flotante relacionada con dicha búsqueda mientras navegamos por internet? Yo ya sueño con las ofertas del Binter... Y qué decir de las visitas a domicilio ("a puerta fría" en terminología empresarial) para vendernos un aspirador, la banda ancha de Caspafónica o Loteria Nacional... 

Lo más curioso es que todas estas actividades están reguladas e incluso algunas prohibidas por la Ley de Competencia Desleal y Publicidad (Ley 29/2009) que en su artículo 29 dice: 

Prácticas agresivas por acoso:

1. Se considera desleal por agresivo realizar visitas en persona al domicilio del consumidor o usuario, ignorando sus peticiones para que el empresario o profesional abandone su casa o no vuelva a personarse en ella.

2. Igualmente se reputa desleal realizar propuestas no deseadas y reiteradas por teléfono, fax, correo electrónico y otros medios de comunicación a distancia, salvo en las circunstancias y en la medida en que esté justificado legalmente para hacer cumplir una obligación contractual. 


¿Se puede tener éxito sin publicidad? Lo cierto es que existen empresas que no utilizan la publicidad y se han convertido en gigantes del mercado:

  • Mercadona: según un estudio de Zenithmedia, es la marca mas mencionada en las conversaciones de los españoles. Su éxito radica en el boca-oreja gracias a la buena relación calidad-precio de sus productos propios bajo la marca Hacendado. Con el "Modelo de Calidad Total" satisface de igual manera a todos los componentes de la empresa: jefes, trabajadores, proveedores, sociedad y capital. Emplea a más de 70.000 personas, todos con contratos indefinidos y su cadena de valor genera 400.000 empleos. 
  • Zara (Inditex): no tiene presupuesto para publicidad. Las tiendas siempre están renovando la ropa que venden e invierten en locales cercanos a tiendas de ropa fuertes que hagan que el cliente identifique  a esta empresa como ropa de marca a precio mas bajo. En 2012 tenía más de 120.000 empleados en todo el mundo.
Conclusión: no hay que ser pesado para vender. Lo bueno, generalmente, se vende solo.

No hay comentarios: