jueves, 31 de octubre de 2013

TVE: "Entre todos" y el morbo del dolor ajeno

En el mes de septiembre se estrenó en la tarde de La 1 de Televisión Española el programa "Entre todos". La dinámica del programa es la siguiente: la presentadora, Toñi Moreno, conecta en directo con personas que se encuentran generalmente en el salón de su casa, y que entre llantos explican sus problemas económicos para que acto seguido, se abran las líneas de teléfono y los espectadores libremente hagan sus donaciones. 

Leopoldo González Echenique, presidente de RTVE, ha declarado en el Senado que el programa tiene mucha calidad y que persigue ayudar a la gente. Sin embargo, desde sus comienzos el programa ha recibido críticas desde diferentes ámbitos:

  • Desde el Consejo General del Trabajo Social lo consideran "un atentado contra el Estado del Bienestar y  la universalidad de los derechos sociales". Se oponen a intervenir en él y afirman que la ayuda que se presta en el programa no puede sustituir al sistema público de protección social.

  • Canal Sur ha estudiado tomar acciones legales contra TVE porque consideran que "Entre todos" es un plagio de su programa "Tiene arreglo", que también se emite por las tardes y que presentaba Toñi Moreno hasta que fichó recientemente por el canal nacional.

  • El diario francés "Le Figaro" también se ha hecho eco de este programa, calificándolo como "el programa de los pobres". Lo consideran un espejo de la realidad social y económica de un país en el que el desempleo se sitúa en el 26%. Este diario también ve con malos ojos el sensacionalismo con el que se abordan las historias y que las desigualdades en España se intenten parchear con "caridad privada".


Analizando los datos de audiencia, tampoco se puede decir que el programa sea un éxito, si bien las tardes de Televisión Española hace tiempo que obtienen malos resultados (por debajo del 10% de cuota de espectadores en esta franja). La media del espacio se mueve entre un 7,8 % y un 10,7%, mientras que los programas de Antena 3 (series nacionales) y Telecinco (programa de corazón) que coinciden en horario de emisión, obtienen en ambos casos datos por encima del 15% cada uno. 

Bajo el punto de vista del que escribe estas líneas, "Entre todos" da limosna a gente desesperada: personas con enfermedades crónicas, minusvalías, ancianos, desempleados... personas dependientes en definitiva, que necesitan hacer obras de adaptación, una silla de ruedas para moverse, un tratamiento que no se pueden costear... Y sin quitar mérito a la solidaridad de las personas que se emocionan al ver tantas injusticias y desigualdades, la misión de una televisión que pagamos todos tiene que ir más allá de la caridad. 

La Ley de Dependencia aprobada en 2007 hizo que en 5 años se beneficiaran de ella 768.000 personas.  En 2012 el Gobierno de Rajoy paralizó la incorporación de nuevos dependientes al sistema; implantó el copago para personas dependientes; redujo un 15% la prestación económica de los familiares cuidadores de personas dependientes; elevó de 6 meses a 2 años el plazo de tramitación de expedientes para conceder ayudas, anulando el derecho a cobrar desde el día en que se solicita la ayuda. Se cobra desde el día en que se concede, si es que se concede. Pero en "Entre todos" no se habla de la Ley de Dependencia, ni de los recortes en Sanidad. Silencio.

Lo que se debería esperar de una televisión pública (que no estuviera manejada por los políticos de turno) es que hablase sin tapujos  y se exigiera lo que por ley y por derecho nos pertenece: derecho a un trabajo (artículo 35 de la Constitución española); derecho a una vivienda (art. 47); derecho a la educación (art.27); derecho a la sanidad (art. 43). La solidaridad está muy bien, pero tenemos que pensar en la raíz de los problemas, de donde vienen y quienes son los responsables. Soluciones sí, parches no. Y sobre todo, no hagamos espectáculo de las lágrimas y la desgracia ajena, del morbo de ver sufrir y menos en una televisión pública. 


1 comentario:

Jose Leal dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Lo que deberíamos hacer "Entre todos" es exigir que dejen de recortarnos nuestros derechos para que ellos puedan seguir robando y que encima nos tengamos que conformar con la limosna de otros.