viernes, 28 de febrero de 2014

Maltrato

Cuando se sufre una agresión intencional e indebida que provoca un daño físico, emocional o sexual, se produce una situación de maltrato. Si esta situación es continua en el tiempo, nos encontramos ante una víctima.

A pesar de que el maltrato físico es el que más evidente se hace por los daños y secuelas que provoca, es el maltrato emocional o psicológico el que se produce con más frecuencia, ya sea por sí solo o acompañado de violencia física. Para detectar si una persona está sufriendo cualquier tipo de maltrato, hay que estar atento a una serie de síntomas: si sus depresiones son frecuentes o constantes, si tiende a aislarse y no querer salir de casa, si su autoestima es baja, si siente miedo, estrés, ansiedad, padece inestabilidad emocional, su sueño se perturba o tiene pesadillas, su actitud se vuelve pasiva o sumisa, si el tema del suicidio aparece en sus conversaciones, se observa una dependencia extrema hacia su agresor, si siente vergüenza por lo que le ocurre o culpa o si se autoinculpa de lo que pasa, si sus llantos son frecuentes, si evita el contacto visual con su agresor, si pone sus necesidades en último lugar, si intenta no molestar al agresor para no "buscar problemas", ofenderle o molestarle… 

Mientras, el agresor pone las necesidades de la víctima en último lugar, no atiende a razonamientos lógicos, resta importancia a las dificultades de su víctima y la manipula para que se sienta culpable, no asume su responsabilidad ni acepta estar equivocado, culpa a la víctima de todos los problemas y se muestra a sí mismo como la auténtica víctima, busca tener un trato preferente todo el rato e intenta destruir cualquier fuente de apoyo externo de su pareja (familiares, amigos, etc.).

Si crees que estás siendo víctima de maltrato, piensa en lo siguiente: 
  1. ¿Qué quiere él que hagas?
  2. ¿Qué conseguirá él si haces lo que quiere?
  3. ¿Y tú que conseguirás?
Generalmente, el agresor quiere tener el poder y controlar a su pareja e hijos, aunque en determinados momentos puedan mostrar arrepentimiento y prometan cambiar. En la mayoría de los casos, esos cambios se quedan en promesas rotas.

En España, cada año se producen en torno a 130.000 denuncias por violencia de género. En el año 2013, 54 mujeres murieron a manos de sus parejas. El 80% de ellas jamás había presentado una denuncia por maltrato. El apoyo del entorno se convierte en vital para empujarlas a dar el paso,  ayudarlas a abrir los ojos y salir de la espiral de miedo y violencia en que se ha convertido su vida. Cualquier conocimiento de una situación de este tipo que sea acallado, silenciado, tapado o ignorado convierte en cómplice a quien lo permite. 

Luego llegan los lamentos.

Teléfono contra el maltrato: 016


No hay comentarios: