jueves, 20 de marzo de 2014

Supervivencia

El dia 6 de febrero murieron 15 personas intentando entrar en Ceuta nadando desde Marruecos. La Guardia Civil utilizó 145 pelotas de goma y 5 botes de humo para evitar que llegasen a España, aunque este hecho, confirmado por el Secretario de Estado de Seguridad (Francisco Martínez) fue negado en un primer momento. 

Según la cuarta versión oficial, los disparos se produjeron al agua, a varios metros de donde se encontraban los inmigrantes, con el fin de disuadirles. En versiones oficiales anteriores se negaron los disparos; luego se dijo que los disparos fueron de fogueo y que sólo hacían ruido, para posteriormente decir que se dispararon al agua pelotas de goma desde tierra. Sin embargo algunas ONG como Caminando Fronteras, han afirmado, tras hablar con 28 inmigrantes supervivientes, que primero se disparó al aire y luego a los flotadores, alcanzando la cabeza y la cara de algunas personas que intentaban llegar a nado a la costa española. También han dicho que se negó asistencia médica a quienes consiguieron llegar a la playa y que se les impedía agarrarse a las rocas. 

La Unión Europea ya ha enviado una carta al Gobierno español pidiendo explicaciones, ya que según la ley, los extranjeros que entran irregularmente en España deben ser conducidos a la correspondiente comisaría para proceder a su identificación y en su caso a su devolución, teniendo derecho a asistencia jurídica así como a la asistencia de un intérprete. Las devoluciones "en caliente" son por tanto ilegales.

El 18 de marzo, 500 personas consiguen entrar en Melilla tras saltar la valla que separa Marruecos de España, en lo que supone el mayor número de personas que consiguen pasar esta frontera en toda su historia, aunque fueron muchos más (1.100) los que lo intentaron ese día, procedentes de países subsaharianos (Camerún, Guinea, Senegal…). Se calcula que en los montes próximos a la frontera hay otras 1.500 personas esperando una oportunidad para pasar del lado marroquí al lado español.

Desde España se habla de tomar nuevas medidas para frenar estos hechos, que van desde construir un espigón que se adentre en el mar, hasta encontrar acuerdos en materia de inmigración con Marruecos, acuerdos que ya existen pero que no parecen dar grandes frutos.  Parece que aumentar la altura de la valla de los 3 a los 6 metros (año 2005), la instalación de cuchillas (año 2005, retiradas en 2007 y reincorporadas en ciertos tramos en 2013), las videocámaras, los sensores de presencia, o el traslado de agentes del Grupo de Reserva de Seguridad de la Guardia Civil no han conseguido el objetivo de frenar los intentos de estas personas de llegar a Europa. 

De ilusos sería pensar que este tipo de medidas lograrían tal objetivo por las siguientes razones, rescatadas de un informe de Intermón Oxfam:

  • Casi la mitad de la riqueza del mundo está en manos del 1% de la población
  • El 10% de la población mundial posee el 86% de los recursos del planeta
  • El 70% más pobre, cuenta con el 3% de los recursos
  • Los diez países más pobres del mundo se encuentran en África: Níger, Etiopía, Malí, Burkina Faso, Burundi, Somalia, República Centro Africana, Liberia, Guinea y Sierra Leona
  • En África, más de 300 millones de personas viven con menos de 1 dólar al día.
  • En África, el 43% de la población no tiene agua potable
  • En África, millones de niños sufren desnutrición
  • En África, la esperanza de vida no llega a los 50 años
  • En África, se concentra el 70% de casos de SIDA del mundo

El origen de esta desigualdad entre el Norte y el Sur se encuentra en el proceso de colonización producido en el siglo XIX cuando los países europeos se expandieron por el continente africano buscando materias primas y mano de obra barata, en lo que supuso un verdadero expolio de recursos y explotación de seres humanos cuyo resultado vemos actualmente: la dependencia del Sur respecto del Norte en los ámbitos político, económico, social y cultural. Ahora, en el siglo XXI, el mundo occidental pretende mantener su status quo a toda costa, a  sabiendas que la situación es insostenible en el tiempo, por mucho que se utilice la fuerza, se levanten muros o aumente el racismo y la xenofobia, como demuestra el auge de partidos radicales en países como Grecia o Francia. La desigualdad que existe en el planeta no para de aumentar y eso es imposible que dure eternamente.

La solución sólo pasa por un mundo mas justo, mas equitativo, mas igualitario, que implica sin duda un cambio de modelo económico más allá del capitalismo moribundo del presente. Porque estas personas, que la prensa se empeña en clasificar como meros inmigrantes que vienen en avalanchas, no ponen en riesgo su vida por ir al fútbol, ver las carreras de la Fórmula 1, ir al cine, a la playa, a las discotecas de Ibiza o a un hotel, sino porque por culpa del Norte, en sus países de África, con fronteras artificiales marcadas por Europa con escuadra y cartabón, no se puede vivir. Y cualquier persona haría lo mismo que ellos en su situación: ir allá donde su vida pueda ser digna, al igual que hemos hecho los españoles tantas y tantas veces. Y eso no hay vallas ni cuchillas que le puedan poner freno, porque hablamos de supervivencia humana.


MAPA DE LA RIQUEZA EN EL MUNDO





No hay comentarios: