sábado, 31 de mayo de 2014

La octava isla

Desde la época colonial hasta el final de la II Guerra Mundial , arribaron a Venezuela inmigrantes de toda Europa, en su mayoría canarios. El impacto cultural de este hecho unido a que la mayor población de canarios en el exterior se encuentra en dicho país (unas 42.000 personas) llevaron a que en ambos lados del Atlántico se hable popularmente de Venezuela como "la octava isla de Canarias".

Oficialmente, de todos es conocido que las islas Canarias son 7: Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura. Lanzarote, La Palma, El Hierro y La Gomera. Lo que es menos conocido es que existen unos islotes, con el nombre de Archipiélago Chinijo, formado por La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste, además del islote de Lobos, siendo La Graciosa el mayor de todos ellos, con 29 km² y una población de 681 habitantes (INE 2013), que depende del Ayuntamiento de Teguise en la vecina isla de Lanzarote.

Desde hace unos meses, un grupo de voluntarios promueve el reconocimiento oficial de La Graciosa como la octava isla canaria, oyéndose voces en contra por considerar que tal reconocimiento implicaría un despilfarro de recursos al crearse un Cabildo nuevo y un Ayuntamiento con toda la casta política que ello implica, para apenas 681 habitantes. Sin embargo, los ciudadanos de La Graciosa se limitan a pedir reconocimiento oficial (modificar el Estatuto de Autonomía para que se incluya a La Graciosa como la octava isla canaria) y la creación de una pedanía o algún otro tipo de entidad local menor, como ya existen en Asturias, Burgos, Cantabria, León, Galicia (parroquias), Murcia (diputaciones) o Valencia, de tal forma que los ciudadanos puedan auto-gestionar mínimamente sus necesidades en base a la ley de régimen local. Para ello debería aprobarse un presupuesto para La Graciosa en función del número de ciudadanos y las necesidades de la isla, pero siempre dependiendo del Ayuntamiento de Teguise y del Cabildo de Lanzarote para temas de peso.

De momento los representantes de este grupo de voluntarios han presentado unas 18.500 firmas en el Congreso de los Diputados en Madrid, reuniéndose con diputados de CC, PSOE y PP, aunque de momento no han recibido respuesta de ninguna de las instituciones a las que previamente habían presentado sus demandas: Ayuntamiento de Teguise y Gobierno de Canarias.


Según la Real Academia Española de la Lengua, un islote es una isla pequeña y despoblada. La Graciosa tiene apenas 681 habitantes, pero cada año recibe miles de turistas: 118.000 la visitaron en 2010, lo que requiere unos servicios que dar que difícilmente pueden gestionarse correctamente desde otra isla. Por tanto, si es un territorio canario, rodeado de agua, tiene habitantes, visitantes, servicios, etc., se debería reconocer oficialmente el hecho de que esas personas son canarias y viven en una isla canaria. Ya basta de complejos:  ¡el tamaño no importa!


No hay comentarios: