martes, 27 de mayo de 2014

Silencio en el PP

Noche electoral. Comparecen María Dolores de Cospedal (secretaria general del PP) y Miguel Arias Cañete (cabeza de lista del partido) para decir dos cosas: que han ganado las elecciones y que sólo en España y en Alemania ha conseguido ganar el mismo partido que gobierna el país. Y con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho, porque a los periodistas allí reunidos no se les permitió hacer preguntas. Seguramente no querían que se les recordase que pese a ganar las elecciones (26%), el PP se deja por el camino más de dos millones y medio de votos, o lo que es lo mismo, 8 escaños (de 24 pasa a 16). La fiesta en Génova (su sede en Madrid) con su balcón preparado y sus equipos de sonido instalados, era cancelada tras comprobar que apenas una veintena de simpatizantes se habían desplazado hasta allí a celebrar la victoria.

Se consolaban éstos porque los otros, el PSOE, sufría una debacle aún mayor: también perdía más de dos millones y medio de votos, y 9 escaños (de 23 pasa a 14), lo que se traduce en el peor resultado histórico de este partido con un 23%. A diferencia de los populares, los socialistas admiten su mal resultado y se producen movimientos: en las horas siguientes anuncian su dimisión Alfredo Pérez Rubalcaba (secretario general del PSOE) y Patxi López (secretario general de los socialistas vascos).

Teniendo en cuenta que en los pocos años de legislatura que lleva el PP, ha subido el IVA, el IRPF, aprobado una amnistía fiscal para perdonar a defraudadores millonarios (algunos corruptos de sus propias filas como Bárcenas), suspendido una paga extra de los funcionarios y recortado su sueldo, eliminado la deducción por vivienda, aumentado la edad de jubilación a los 67 años de edad, abaratado el despido, recortado en educación y en becas, recortado en sanidad, recortado en prestaciones por desempleo y subsidios… es normal que al PP no le guste responder preguntas. Normal que se limiten a leer lo que llevan preparado (aún se recuerda la comparecencia de Rajoy ante los periodistas a través de un televisor y grabada). ¿A quién le puede gustar que le recuerden que todo lo anterior lo han hecho contradiciendose y haciendo lo opuesto a lo que habían prometido anteriormente?

Pero es que además, se han sacado de la manga leyes como pagar tasas para acudir a los tribunales; han provocado el cierre de 8 canales de televisión gratuitos; han rescatado bancos privados con dinero público mientras se echaba a la calle a cientos de personas cada día por no poder pagar sus casas; han cobrado dinero negro en sobres y a algunos se les han descubierto cuentas millonarias en Suiza; el paro, en especial el juvenil, no ha parado de subir y de repente salen con una ley del aborto del año de María Castaña que casi trata a la mujer que quiere abortar como una delincuente. Luego pasa lo que pasa, que la gente se harta y vota a otros partidos, porque todo tiene un límite.

Lo que no es tan normal, es que días después de las elecciones, lo único que se les ocurra decir a las cabezas pensantes del PP es que los miembros de Podemos son unos "frikis" (Pedro Arriola, asesor de Rajoy), o que se entiende a los ciudadanos que les han retirado el voto pero no se harán cambios en el Gobierno (Mariano Rajoy). Palabras de autocrítica, cero. Reflexiones constructivas, cero. Acercamiento a la ciudadanía, cero. El Partido Popular se limita a suspirar aliviado tras las elecciones europeas y pone la vista en las autonómicas y municipales del año que viene, confiado de que una posible mejora de la economía les devuelva el terreno perdido. Hasta entonces, silencio en el PP.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Unos no hablan y otros lo hacen de más.Tanto que hablaba Rosa Diez de que había que acabar con el bipartidismo...si claro; siempre y cuando sea a SU partido y a SU persona.Puede que la gente votara a un rostro que decía lo que la mayoría ha constatado tras siete años de triki traka; que nos la han pegado buena... y hasta que la oveja no muerda el perro seguirá pensando que es dios. Aun nos falta ámimo; y ese nombre, de ese partido, tiene más acierto que la foto de Pablo Iglesias en la papeleta de...PODEMOS!.

Anónimo dijo...

Los resultados son los lógicos de un descontento importante.
Que las medidas tomadas por este Gobierno han sido impopulares no cabe la menor duda, sin embargo se han arriesgado en tomarlas; aunque no las comparta en su totalidad creo que han sido, en su mayoría, necesarias para paliar en parte los descalabros anteriores. Me siento entre los perjudicados, los miembros de mi familia, como los de tantas otras, no encuentran trabajo. Aunque perdiendo derechos, yo sigo conservando el mío. Espero que PODEMOS demuestre ahora con hechos, lo que ha manifestado en los medios de comunicación, con una propuesta en la Euro Cámara para la bajada de los suntuosos sueldos que cobran los eurodiputados y entre los que ahora ellos se encuentran. Sería un bonito gesto por su parte. Mil euritos al mes de menos no se notan dentro de los casi 15.000 que cobran al mes (sueldo + dietas y demás...) entre los 783 eurodiputados de la Cámara serían 783.000 euros mensuales que le vendrían muy bien a otras tantas familias europeas que no tienen para poner comida en sus mesas.
Entre todos, arrimando el hombro, con buena voluntad y sacrificios si que PODEMOS sacar este País adelante, incluidos el 55% de ciudadanos/as que no han utilizado las urnas y que siguen ahí en silencio, tocando de puerta en puerta buscando un puesto de trabajo que no encuentran ... . es por ello que le corresponda ahora al PP,PSOE,IP,PODEMOS, UPyD, CEU, etc., trabajar en común para mejorar la situación de los ciudadanos/as, creando empleo que es lo que hace falta para generar "ilusión", sobre todo en los más jóvenes.
Sin saber que hacer se muere hasta el alma.