lunes, 28 de julio de 2014

La ONU es un fracaso

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se fundó en 1945 después de finalizar la Segunda Guerra Mundial. Contaba por entonces con 51 países miembros y su objetivo era prevenir nuevas guerras y genocidios, el respeto de los derechos humanos, garantizar la asistencia sanitaria a víctimas de guerras u otras catástrofes y mantener la paz mundial. Actualmente sus miembros ascienden a 193.

La ONU sustituía a la Sociedad de Naciones (SDN), creada con los mismos fines en 1919 tras la Primera Guerra Mundial. Tras casi 70 años de la fundación de las Naciones Unidas, podemos concluir que este organismo, al igual que su predecesor, ha sido y es un fracaso.

  • Conflicto Israel-Palestina: en 1948 se produce la primera guerra árabe-israelí, a la que siguen otras (1967, 1973, 1982, 1987, 2000, 2009 y 2014). Las disputas por el territorio en estos 66 años de guerra se han cobrado la vida de miles de civiles. La ONU sigue siendo incapaz no ya de encontrar una solución, sino tan siquiera de emitir una resolución de condena a los ataques israelíes contra el pueblo palestino. El conflicto continúa.
  •  Conflicto del Sahara: 1975 hasta la actualidad. La retirada de España del Sahara, las pretensiones de Mauritania y Marruecos de anexionarse este territorio y las aspiraciones del Frente Polisario de lograr la independencia provocan una guerra que termina en 1991. Marruecos se anexiona el Sahara bajo protectorado de la ONU, que no consigue que se cumplan sus resoluciones. El conflicto continúa.
  •  Conflicto en Sri Lanka: 1983 – 2009. La ONU no intervino.
  • Conflicto en Bosnia: 1992 – 1995. La limpieza étnica acabó con 100.000 muertos. Sólo en Srebrenica, una de las zonas protegidas por la ONU, los radicales serbios asesinaron a 10.000 musulmanes.
  • Genocidio en Ruanda: 1994. Se asesina a un millón de civiles (el 20% de la población).
  • Conflicto en Sudán: 2003 – 2010. La ONU no interviene hasta 2006. 300.000 muertos.
  • Guerra de Irak: 2003 – 2011. Estados Unidos de forma unilateral y sin la aprobación de la ONU, invade el país acusándolo de poseer armas de destrucción masiva y colaboración con el terrorismo. Nunca se encontraron dichas armas ni se tomaron medidas contra EE.UU.
  • Genocidio en Siria: 2012. China y Rusia hacen valer su derecho de veto por lo que la ONU no puede intervenir. Se utilizan armas químicas. 65.000 muertos.

Debido a su estructura, Naciones Unidas se ve extremadamente limitada para actuar, sobre todo si las actuaciones a llevar a cabo perjudican los intereses de alguno de los 5 países que componen, de forma permanente, su Consejo de Seguridad. Estos cinco países (Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Reino Unido) tienen derecho a veto, o lo que es lo mismo, pueden bloquear cualquier resolución de cualquier tema que se trate sólo con su voto. Rusia (antigua Unión Soviética) lo ha utilizado al menos 99 veces; Estados Unidos 79 (más de la mitad para evitar condenas al Estado de Israel por sus actuaciones contra los palestinos); Reino Unido 29, Francia 16 y China 8.

Pero el problema es aún más profundo. La ONU se ha visto envuelta en escándalos de todo tipo, desde sobornos y adulteración de cuentas, pasando por colaborar con el ex dictador Saddam Hussein a través del proyecto de ayuda a Irak Petróleo por alimentos, pasando por escándalos sexuales como los que tres empleados de la ONU exponen en el libro “Sexo de emergencia y otras medidas desesperadas”. En él se narra cómo funcionarios de Naciones Unidas han aceptado sobornos, presentado facturas infladas o cómo soldados (cascos azules) violaban a mujeres en Camboya, algo que junto a la pederastia parece suceder en más de una misión. Los autores del libro participaron en misiones en Camboya, Somalia, Ruanda, Haití, Liberia y Bosnia.

Fracaso. Ese es el adjetivo para calificar a una institución que hace muchísimos años debió reformarse para dejar de beneficiar a los intereses de los países victoriosos de la Segunda Guerra Mundial, para defender lo que realmente no defiende: los derechos humanos y la paz.




No hay comentarios: