viernes, 29 de agosto de 2014

Más turismo, ¿menos crisis?

Según una encuesta de Frontur Canarias, el archipiélago recibió en 2013 la cifra récord de 12,1 millones de turistas, cuyo gasto total ascendió a 11.686 millones de euros. Británicos y alemanes sumaron la mitad del turismo total llegado a las islas (30,4 % y 21,5% respectivamente). Las previsiones para este año son aún más optimistas por lo que podríamos situarnos en 2014 ante un nuevo récord de visitantes.  Por ello, varios medios de prensa escrita empiezan a afirmar que estamos ante el fin de la crisis. Así lo han afirmado también Emilio Botín, Cristóbal Montoro y Mariano Rajoy entre otros. Vamos, pura clase media.

Hay más datos: la tasa de paro en Canarias en el segundo trimestre de 2014 se sitúa en el 32,68%, segunda tasa más alta de España, superada sólo por Andalucía (34,94%), ambas muy por encima de la media nacional (25,93%) que no deja de ser escandalosa. Más escandalosa aún es la tasa de paro juvenil en las islas: 62,19%, cuando en 2007 era del 20,5%. Esto quiere decir que prácticamente 2 de cada 3 jóvenes en edad de trabajar, no encuentran trabajo. Pero es que además los trabajadores en Canarias son los peor pagados del país, siendo el salario medio actual inferior al que se pagaba en 2008 y el empleo en su gran mayoría precario y temporal.

Desde 2008 Canarias ha destruido un 16% de puestos de trabajo, con 12.000 empresas cerradas, duplicándose la tasa de paro (del 16% al 32%). La renta per cápita también está lejos de la media española. La falta de industrias, la limitada dotación de capital humano y la poca apertura en el comercio exterior provocan que los canarios sufran las embestidas de la crisis como pocos. Por tanto, los buenos datos del turismo están demostrando que solo con este sector no será suficiente para levantar una economía que necesita urgentemente que se desarrollen nuevas actividades productivas que generen empleo y absorban el paro proveniente de la construcción y del sector inmobiliario.


Basta recordar que son 174 los colegios abiertos en verano para dar de comer a 10.000 niños y que Cáritas y Cruz Roja se ven desbordadas diariamente para atender las demandas de comida de personas que hasta no hace mucho pertenecían a una clase media que los mercados y las políticas de quienes gobiernan este país han exterminado. Porque hoy la desigualdad social y la brecha entre ricos y pobres es más amplia. Por todo ello, hablar de que la crisis se ha terminado es una indecencia más por parte de aquellos a quienes la crisis nunca les ha afectado, que no se cansan de intentar vender humo y falsedades para mantener su situación de privilegio, sobre todo en víspera de elecciones. Prepárense para todas las "buenas noticias" que van a aparecer en prensa y televisión durante estos 7 meses


No hay comentarios: