lunes, 25 de agosto de 2014

Obama Premio Nobel

En el año 2009 se otorga el Premio Nobel de La Paz a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, por sus esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos. Este premio está dotado con 1,4 millones de dólares, además de una medalla de oro y un diploma.

Fundado en 1901, el Nobel de La Paz se creó con el fin de premiar a la persona que haya trabajado más o mejor a favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de los procesos de paz. Entre los que han recibido este premio figuran personas de la talla de Nelson Mandela (Suráfrica), la Madre Teresa (India) u organizaciones como la Cruz Roja (galardonada 3 veces) o Amnistía Internacional.

Cabe recordar que Obama llegó a la presidencia de Estados Unidos fruto del hartazgo ciudadano de la política militar emprendida por su antecesor, George W. Bush, y apoyado por la comunidad afroamericana, latinos y migrantes, hacia los que dirigió gran parte de sus discursos. Generó por entonces un clima de cambio y esperanza que hizo que el mundo entero recibiera con los brazos abiertos al primer presidente negro de Estados Unidos: sus orígenes (su padre era de Kenia), su trayectoria y sus promesas invitaban al optimismo: otro mundo era posible. “Yes we can”.

Sin embargo, llega la hora de rendir cuentas: parece que acertaron los que en su momento afirmaron que concederle el Premio Nobel de La Paz con apenas 9 meses de gobierno y sin haber realizado movimientos tangibles que le hicieran merecedor de tal distinción, era como mínimo apresurado. Él mismo así lo dijo cuando se enteró de que era el elegido: “para ser honesto, creo que no lo merezco”. Y es que parece impensable que un señor que está predispuesto a atacar Siria sin el visto bueno de la OTAN ni de la comunidad internacional; que ha ordenado ataques aéreos en Irak recientemente; que ha incumplido su compromiso de cerrar en 2010 la prisión de Guantánamo donde mantiene encarcelados y torturados a acusados de terrorismo sin derecho a juicio con jurado ni presunción de inocencia; o que permite que Israel siga masacrando a los palestinos, apoyándolo política y militarmente y blindándolo con su derecho a veto en la ONU de cualquier sanción internacional, merezca llevarse a casa 1,4 millones de dólares de recompensa por sus esfuerzos por la paz.


Sin duda, entre las 205 candidaturas al Nobel de La Paz que hubo en aquel año, había alguna que representaba mejor que Obama el trabajo por la paz de los pueblos, la fraternidad de las naciones o la reducción de los ejércitos. Y si el presidente Obama fuera honesto, debería renunciar al premio, ya que elecciones como ésta solo llevan al desprestigio de los mismos.


No hay comentarios: