domingo, 28 de septiembre de 2014

Ryanair se civiliza

Parece que Ryanair,  la aerolínea que a través de la reducción de costes logró colocarse como la más rentable del mundo y la que más vuelos tiene actualmente en Europa (más de 1500 rutas), ha tocado techo. 

Según los datos de AENA, en marzo de este año Ryanair dejó de ser la compañía líder en España, dejando su lugar a Vueling, que vive un proceso de crecimiento constante. Sin embargo, en los meses siguientes, la aerolínea irlandesa recobró el liderazgo (gráfico 2). Este hecho podría parecer puntual, pero si tenemos en cuenta los cambios que Ryanair ha puesto en marcha últimamente, resulta claro que no es casualidad.

Hasta ahora, la política de Ryanair se basaba en dos puntos: el precio y la puntualidad. De hecho las ofertas de vuelos por unos pocos euros, posibles gracias a la reducción de costes, lograron que la compañía creciera en un periodo corto de tiempo. La idea era que los aviones dan dinero cuando están en movimiento, por lo que los aviones había que mantenerlos parados el mínimo tiempo posible. Además, la puntualidad de Ryanair suele superar el 90%, mientras que las pérdidas de maletas son escasas, si bien es cierto que la mayoría de los pasajeros conocen las tarifas por facturar cada maleta y son más los que viajan sólo con equipaje de mano. 

Sin embargo, y a pesar de su éxito, la empresa creada por Michael O´Leary arrastra una mala imagen que parece estar empezando a notarse en los resultados. Tras reconocer que se ha hablado mal tanto de los pasajeros, como de los competidores, de las autoridades, de las leyes europeas y de las agencias de viajes, la compañía ha decidido que es hora de empezar a cambiar y a ver al cliente como una persona en vez de ganado, porque el interés ahora está en empezar a captar no sólo turistas y mochileros, sino también gente de negocios.

Así que donde dijeron "digo", ahora dicen "Diego". Por ello han hecho las paces con las agencias de viajes, firmando acuerdos con Travelport y Amadeus para que éstas oferten sus billetes, que hasta ahora solo estaban disponibles en su propia página web. También han empezado a asignar asientos en los vuelos, para evitar carreras por conseguir sitio, y a permitir un segundo bolso pequeño de mano en cabina (habían llegado a dejar en tierra a algún pasajero por llevar un segundo bolso). Los cargos económicos por facturar maletas disminuyen, al igual que lo hace la impresión de la tarjeta de embarque (si es que no la traes impresa desde casa).

Mejoras para el cliente en una compañía famosa por sus aterrizajes de emergencia por falta de combustible; por su fría tripulación que habla en inglés la mayor parte del tiempo; por venderte perfumes, loterías, tabaco sin humo, taxi hasta el centro de la ciudad, comidas bebidas y lo que haga falta; por darte prisa para que ocupes tu puesto; por limpiar por encima el avión entre vuelo y vuelo; por lo ruidoso e inquieto del pasaje o por los toques de trompeta al aterrizar… pero cuyo nivel de siniestralidad con víctimas mortales es, a día de hoy, cero. 


No hay comentarios: