sábado, 29 de noviembre de 2014

La reforma de la Constitución

La Constitución española aprobada por la ciudadanía el 6 de diciembre de 1978 suponía el último paso para la consolidación de España como un estado social y democrático de Derecho, dejando definitivamente atrás los casi 40 años de régimen dictatorial del general Franco. Tras casi 4 décadas en vigor, las voces que apuntan la necesidad de reformarla son cada vez mas numerosas.

Para el Partido Popular (PP), la reforma de la Constitución no supone una prioridad. De hecho, la mayoría de las voces provenientes del PP consideran que no es necesario reformarla, y en tal caso, los cambios tendrían que ser en temas muy concretos (sin especificar cuales). No serían negociables temas como la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad y los derechos de los españoles. 

Para el Partido Socialista (PSOE), algunos de los cambios que necesita nuestra Carta Magna son: transformar el Senado en una Cámara Territorial con presencia de los gobiernos o parlamentos autónomos; descentralizar la justicia para que los procesos judiciales terminen por norma general en los Tribunales Superiores de Justicia de cada comunidad en vez de en el Tribunal Supremo; incluir el derecho a la salud como un derecho fundamental; añadir la ley de dependencia; prohibir las amnistías fiscales; eliminar la preferencia del varón a la mujer en el derecho a sucesión a la Corona; incluir el derecho al acceso a la información de los ciudadanos como derecho fundamental e incluir el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo de forma explícita.

Por su parte, Izquierda Unida (IU) propone que el texto constitucional incorpore como derechos fundamentales la sanidad, la vivienda y el trabajo, reclamables en los tribunales. Apuesta por la República federal como modelo de Estado y el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los territorios que forman parte del país. También apuestan por la declaración de España como estado laico.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD), defienden la reforma de la ley electoral para que el voto de cada ciudadano valga igual en todo el territorio nacional; eliminar los aforamientos; incluir el derecho al acceso a la información pública y la no discriminación por razón de lengua; el laicismo del Estado; el modelo federal de Estado y eliminar las diputaciones provinciales, así como eliminar los privilegios fiscales de los territorios forales. También defienden la supresión de la discriminación por razón de sexo en la sucesión a la Corona. 

Podemos también ha realizado sus propuestas: incorporar el revocatorio de los mandatos en cualquier cargo público; definir España como Estado laico; garantizar una renta básica para quien no tenga trabajo; el derecho de los territorios a discutir su autodeterminación; ampliar los temas que pueden ser sometidos a referéndum y que éstos sean vinculantes en lugar de consultivos; añadir el derecho al aborto; incorporar la capacidad del Estado para actuar sobre servicios básicos y estratégicos (banca, energía…) para garantizar el suministro si éste no se está garantizando; desaparición del Senado; definir España como un Estado federal y que los ciudadanos elijan al Defensor del Pueblo o al Fiscal General del Estado de forma directa. 

En los 36 años de vida de la actual Constitución española, ha sido reformada dos veces:

  • 1992: para añadir la expresión "y pasivo" referida al ejercicio del derecho de sufragio de extranjeros en elecciones municipales. Era una exigencia del Tratado de Maastrich. Votaron a favor la mayoría de fuerzas del Parlamento.
  • 2011: se añade el concepto de "estabilidad presupuestaria" en el artículo 135. Votaron a favor PP, PSOE y UPN.
¿Necesita el texto una reforma? La sociedad española parece que así lo demanda. Los temas mas importantes a tratar deberían ser:

    • Reforma del sistema electoral
    • Reforma para garantizar derechos sociales
    • Reforma para garantizar derechos económicos
    • Reforma para integrar Europa en el texto constitucional
    • Reforma para que España sea un Estado federal
    • Reforma del Senado o supresión de éste

Sin embargo, en cualquiera de los escenarios posibles a corto y medio plazo, no parece que el texto que hoy nos rige vaya a sufrir modificación alguna, a pesar de los cambios sociales que hemos experimentado en estas décadas, de la ineficiencia del Senado, del partidismo del que adolece nuestro sistema judicial y de la brecha abierta entre política y ciudadanía. Veremos.






No hay comentarios: